Seleccionar página

Un pregunta que me hacen muy frecuentemente es: “…¿no te aburres siendo fotógrafa de boda?, Ya sabes, todas son iguales, siempre lo mismo…”.  La verdad es que no, rotundamente no. No me aburro, en primer lugar porque soy fotógrafa, es decir uso mi cámara de fotos para muchas más cosas a parte de  retratar bodas. Otra cosa es que luego, profesionalmente, me dedique a la fotografía de boda, cosa que, dicho sea de paso, me apasiona, me gusta y me hace sentir muy bien.  En segundo lugar, no me aburro porque no todas las bodas son iguales y creo que cada día lo son y serán menos… esto hace especial cada ceremonia, algo que me gusta especialmente porque creo que una boda tiene que ser el reflejo de la pareja que se va a casar, de sus gustos.  He realizado bodas en cuevas, en fortalezas, jardines, iglesias, ermitas, barcos, ayuntamientos, todo vale; sólo es cuestión de encontrar lo que a la pareja de novios más le guste. Incluso he encontrado oficiantes de ceremonia que no eran curas, ni alcaldes, ni siquiera concejales, sino hermanos o hermanas del novio o novia, amigos muy allegados… hasta ceremonias sin oficiantes ni invitados… ellos y sus anillos, solos!

Con todo esto lo único que quiero decir es que si os encontráis en el delicado proceso de preparar vuestra boda, os sugiero que os toméis dos minutos para pensar que es lo que realmente queréis y un poco más de tiempo para “investigar” todo lo que hoy en día se puede hacer en una boda (no os olvidéis de consultar a “San google”). No me estoy refiriendo a tirarse en paracaídas (¡ A mí no me llaméis para fotografiar esto, yo no me tiro en paracaídas!), o celebrar bodas submarinas… sino de saber si queréis una boda de 200 invitados o una de 24, o de si a la novia le gusta el blanco o prefiere un vestido de novia azul, el novio que piense si quiere la corbata plateada o prefiere lucir unas bonitas zapatillas con chaqueta a juego, de saber que tipo de restaurante o catering se acerca más a vuestro estilo y por favor, que no os pongan una tarta nupcial de plástico para hacer “la foto oficial” (no soy mucho de fotos oficiales…) a no ser que a vosotros os gusten las tartas nupciales de plástico… Sed vosotros mismos… a pesar de que toda la familia ponga el grito en el cielo por no seguir el guión preestablecido, recordad que esta es vuestra boda, así que no os olvidéis de ser vosotros cuando la preparéis.

Esto no quiere decir que no debáis celebrar una boda tradicional, de vestido blanco, iglesia y 120 invitados. ¡Sí, celebradla! Pero que sea porque vosotros así lo queréis, porque os gusta y os representa.  Y sobre todo, sobre todo, sobre todo haced partícipes a vuestros invitados, lo agradecerán y nunca más dirán que las bodas son aburridas.

Después de compartir esta opinión personal, os dejo con Zuriñe y Asier, una preciosa pareja que celebraron su enlace en Vitoria-Gasteiz; ¡ Y su boda fue de todo menos aburrida!.  ¡Un gran abrazo pareja!

Iglesia: Basílica de san Prudencio. Armentia

Restaurante: Restaurante Palacio de Elorriaga

Vestido de novia: Victorio y Lucchino novia

 

 

 

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotógrafo de boda Vitoria-Gasteiz

Fotógrafo de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-GasteizFotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz

Fotografía de boda Vitoria-Gasteiz